Museo Nacional de Artes Visuales
Cultura|MEC >   Sitemap   RSS    



Donación Raúl Javiel Cabrera "Cabrerita" (1919-1992)


Donación Raúl Javiel Cabrera "Cabrerita" (1919-1992)

Desde el jueves 1 de marzo al domingo 8 de abril de 2018
Sala 4

Gracias a la generosidad de la Sra. Fernande Dalézio -quien donó al Estado uruguayo alrededor de cien obras de Cabrerita que formaban parte de la Colección Esterista de su propiedad y valiosos documentos sobre el artista-, es que se ve enriquecido el patrimonio artístico de nuestro país.

El MNAV presenta esta valiosa donación en su totalidad y anuncia que se está preparando una exposición antológica en el centenario del nacimiento de Raúl Javiel Cabrera "Cabrerita" a realizarse el año próximo.

Raúl Cabrera Alemán nace en Montevideo el 2 de diciembre de 1919. Años después adopta el nombre de Javiel (porque le gustaba) y todos lo conocen como "Cabrerita". Su vida es un largo periplo de asilos y hogares adoptivos al que le seguirán internaciones en instituciones psiquiátricas que duran décadas. De indeclinable vocación hacia la poesía y la pintura, desarrolla una personal adhesión al dibujo y acuarela siendo considerado según el maestro Manuel Espínola Gómez el mejor acuarelista de Uruguay.
Asiste al Círculo de Bellas Artes de Montevideo, a la Asociación Cristiana de Jóvenes y a la Escuela Industrial. Cabrerita recuerda pocos nombres entre sus maestros y destaca a Guillermo Laborde, Carlos Prevosti y Gilberto Bellini. Frecuenta las tertulias en los cafés Metro y Sorocabana, acercándose a escritores, periodistas, pintores. Realiza exposiciones individuales: Ateneo de Montevideo, (1944, 1946); Asociación Cristiana de Jóvenes, Montevideo (1945); Casa de la Cultura, Santa Lucía, Uruguay,(1971). Participa en salones nacionales y municipales, como el X Salón Nacional, (1946), donde recibe el Premio Especial, Adquisición, y el VII Salón Municipal, (1946), Premio Adquisición. Es seleccionado para el envío a la XVI Bienal de San Pablo, Brasil, (1981).
Forma parte de la exposición colectiva "Arte contemporáneo de Uruguay" que itinera en varios países europeos, (1982). Con su entrañable amigo de juventud, el poeta José Parrilla, realiza un viaje a Francia donde expone.
Su obra está representada en el Museo Nacional de Artes Visuales y Museo Blanes de Montevideo, galerías y colecciones privadas de Argentina, Brasil, España, Estados Unidos, Francia, Israel, entre otros.
Su producción está asociada a la memoria de las niñas rubias, asunto de repetición sistemática con miradas estáticas y labios entreabiertos que se insertan en entornos de composiciones rítmicas y geometrizantes. Las pinceladas parecen trazarse de forma autónoma a sus apuntes gráficos.
Cabrerita murió en Santa Lucía, el 18 de diciembre de 1992.

"Montevideo fue testigo de la primera exposición de acuarelas de Javiel Raúl Cabrera, en 1944, bajo los auspicios de Parrilla. La figura central, clave de su obra, fue la Niña de P., estado del ser en la abstracción.
María Esther Gilio no se equivocó cuando escribió: «En definitiva, la pintura de Cabrera es el mundo de la poesía de Parrilla, traducido en línea y color».
Torres-García vio sin duda «al pintor» en el muchacho de 20 años.
Cabrera pasará más de 30 años en un hospital psiquiátrico... Borrando el horror del error de un internamiento abusivo, la ciudad de Santa Lucía rindió en 1993 un homenaje póstumo al pintor maldito.
Cabrera entrará en la leyenda y su obra en el mercado del arte.
Cabrera falleció en 1992.
Que viva su obra.
Llega el día y la hora en que Uruguay y el mundo tomarán conciencia de la universal dimensión de los dos gigantes hermanos en arte: Parrilla el poeta amante de Sabiduría, Cabrera el pintor de l'innocence recouvrée.
QUE VIVA SU OBRA".

Fernande Dalézio

"De esta manera, la presente colección esterista abarca todas las etapas de Cabrera con excepción de la inicial, y se perpetúa como el signo dual de las dotes del amigo, es decir, con la función de complementar el legado de Parrilla o presentarlo como un todo indisociable. Pues bien, la historia personal de Raúl Javiel Cabrera, su prolongada y para muchos inexplicable reclusión psiquiátrica -nunca se corroboró un diagnóstico de su presunta demencia y su historial clínico fue desaparecido- la lucha pertinaz del ser humano por el reconocimiento de su individualidad y de su condición de artista, precisa de una gran amplitud de miras para entenderlo en sus dimensiones únicas y particulares: con o sin Parrilla, con y sin premios, con y sin abandonos. Hoy Cabrera comienza a recobrar el lugar en la institucionalidad del arte que tan trabajosamente había empezado a forjarse en los años cuarenta. El gesto de la donación esterista, generoso y proverbial, es un gran paso hacia la consecución de la verdad histórica escamoteada por su generación, o por parte de ella. El centenario de su nacimiento, en el 2019, nos acercará la oportunidad de consumar el círculo de los reconocimientos y de las aguas: Cabrera retorna a casa navegando en el recuerdo de su amigo Parrilla. La estrella permanece".

"Del otro lado del agua. Raúl Javiel Cabrera o la estrella permanece"
Pablo Thiago Rocca
Director del Museo Figari


Ministerio de Educación y Cultura - Dirección Nacional de Cultura Facebook    Twitter    YouTube    Instagram    TripAdvisor